RICARDO GARECA Y SU CONTUNDENTE MENSAJE A LA NACIÓN

Siete años después y a la mañana siguiente de un día negro para el país, el profesor Ricardo Gareca dio una conferencia de hora y media donde habló de todo lo que una autoridad de su prestigio puede hablar. ¿Será posible retenerlo más allá del repechaje?

El día después de una noche salvaje, el profesor dio un verdadero mensaje a la nación.

El profesor es Ricardo Gareca y lo que dijo en Videna tuvo matices políticos que quizá ninguna autoridad en el país podía explicar mejor. Política deportiva, claro; para lo otro existen otras mentes brillantes. Lo hizo amparado en su 90% de aprobación nacional, según última encuesta de Ipsos en este diario, un porcentaje envidiable a cualquier nivel, sobre todo para quienes no tenemos mayoría ni para elegir el menú del domingo. Y también en lo que ha conseguido en siete años de gestión, que si bien podría traducirse en números -un mundial, un repechaje, una final de Copa América, y varias decenas de millones de dólares en ganancias-, se mide básicamente en el invisible ranking de la autoestima, donde podríamos ser coleros sin competencia en Sudamérica, pero gracias al fútbol, a la selección, algún orgullo intacto tenemos a flote, algún miércoles por la noche.

Todo lo que explicó Gareca hoy fue su especial forma de hacer política. Su política: el plan para ir a España -Barcelona o Murcia- y esperar allí por un amistoso final antes de enfrentar a Australia o Emiratos el 13 de junio. Los días en que se citará al plantel y cómo se organizará el viaje. La importancia de proteger a un futbolista como Christian Cueva y no olvidar a los ídolos tipo Paolo o Jefferson, para que no sean pronto solo archivo. Mirar a lo que viene, Alex Válera (sic). Hablar del futuro con la única transparencia que se le puede permitir a un profesional de ese nivel: tiene contrato con la selección y “escuchar un contacto” lo desenfocaría del compromiso que tiene con el país.

Qué sano es ver en la televisión a alguien que diga la verdad.

Esta podría haber sido una de las últimas conferencias de prensa en Lima de Ricardo Gareca como técnico de Perú. Y como no es posible asegurarlo, hay algo que no debería pasar desapercibido nunca más: han sido siete años de buenas noticias, de noches imposibles, de partidazos que disfrazaron todo lo malo. “Que el deporte aquí no les interesa, no les importa”, por ejemplo, como dijo él. Bueno, con ese clima tóxico, y bajo ese contexto enemigo, hemos sido testigos de un milagro difícil de repetir. Disfrutemos hasta que dure.

EL DATO:

Desde el 2015, Ricardo Gareca dirigió a Perú 94 partidos, ganó 38, empató 22 y perdió 34. Su selección hizo 119 goles a favor, recibió 108 en contra y sumó 136 puntos, con una efectividad del 48.23%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.